Ramon Molera Pedrals (1922-1983)


El inolvidable samideano Ramon Molera Pedrals (1922-1983) participó activamente en el movimiento esperantista, al que se dedicó con abnegación desde su juventud.

En sus últimos años de vida, Molera hizo realidad su preciado sueño: crear una biblioteca de esperanto, como si de esta manera quisiera retener en sus manos la grandiosidad de la creación de Zamenhof que con tanto fervor sentía en su interior.

Ramon Molera trabajó como director de una caja de ahorros y durante 30 años redactó la revista local La Tosca. Fundador del Esperanto-Grupo Moià, Molera creó y dirigió el único curso oficial de esperanto por correspondencia de España, colaboró en la reorganización de HEJS (Hispana Esperantista Junulara Societo) y concibió el curso de esperanto que publicó la revista filatélica Alhambra. Molera también contribuyó a la reestructuración del movimiento esperantista catalán y creó una oficina de información. Fue el alma de un curso de esperanto en el programa semanal Antena Esperantista en la emisora de Vic y de La mondo estas popolo, otro programa semanal en la radio local de Moià. Ramon Molera, durante años delegado de UEA, viajó por Europa y dio conferencias a grupos esperantistas en Zúrich, Berna, Hamburgo, Copenhague, Malmö, Aarhus, Oslo, Hannover, Estocolmo, Linkoping, Hallebrottet o Lyon. También participó en el seminario del 46.º Germana Kongreso de Esperanto y fue peranto y colaborador de revistas como Heroldo, Oomoto, La Praktiko, IEKA (Internacia Esperanto-Klubo Automobilista), etcétera. En 1981 fue nombrado presidente de la Universala Ligo.

Por otra parte, Molera siempre fue un fervoroso coleccionista y fundó y redactó el boletín Kolektado.

Pero dejemos que él mismo hable de su esperantismo...

Un esperantista se confiesa

«Aprendí esperanto siendo un chico de 15 años y eso sucedido en el conflictivo año de 1937. Desde entonces, la verdad es que ha llovido mucho.

Durante mi vida esperantista traté de aportar mi grano de arena al objetivo común de nuestra noble idea y sinceramente manifiesto (confieso) que al principio confiaba en convertir al esperantismo a todo el país en poco tiempo: después me di cuenta de que la cuestión era más complicada de lo que suponía y con el paso de los años aprendí que la humanidad no acepta fácilmente las soluciones perfectas.

Por mi afán de conocer la creación de Zamenhof tuve que sudar, gasté algo de dinero, trabajé durante horas y días, pero nunca podré pagar al esperanto las alegrías que obtuve gracias a mi ideal.

Mi horizonte se amplió enormemente, hice amigos en todo el mundo, aprendí a pensar de manera internacional y tuve motivos para trabajar por una idea digna. Miles y miles de cartas me proporcionaron a lo largo de los años la sensación de buena voluntad y amistad; entre nosotros no hay fronteras ni es importante el color de la piel ni nuestras creencias políticas o religiosas. También participé en diversos congresos nacionales e internacionales; en el mundo del esperanto soy feliz.

Durante mi actividad sincera por la lengua internacional y hace 16 años, se consideró que debía ayudar ocupándome de cuestiones administrativas de la Universala Esperanto-Asocio en mi país. Después llegó la representación de Heroldo, Scienca Revuo, etcétera.

No pude negarme y durante el tiempo indicado traté de cumplir mi labor de la mejor y más eficaz manera posible. La tarea no siempre fue fácil, pero el placer superó las dificultades.»

Basado en el artículo de Ana María Molera «Planlingva kolekto „Ramon Molera Pedrals”» para el libro Instrui, dokumenti, organizi. Fest-libro por la 80a naskiĝtago de Claude Gacond, Bad Bellingen, Iltis, 2011.

Relacionado

L. Serrano Pérez: «Adiaŭ instruisto», Boletín HEF (1983-2-1)

G. Mora i Arana: «La mirinda libro» (recenzo), Boletín HEF (1984-10-9)

«Omaĝo en Moià al Ramon Molera kaj prezentado de la Mirinda libro», Boletín HEF (1985-2-1)

«Homenatge a l'esperantista moianès Molera», Regió 7 (1991)


© Ana M. Molera, 2013-2014